Mi test vocacional

Mi test vocacional

Desde muy chica y como todo niño/a te hacen la famosa pregunta: que quieres ser cuando seas grande? y siempre dije “músico”. Y para que! horas interminables de explicarme lo poco que iba a lograr con la música, en una época donde el estándar o proyección para cualquier padre o madre era que su hija estudiase abogacía, medicina, contaduría, etc. Las carreras tradicionales y

Estudie música jajajajaja. Sin embargo, soy Maestra de ciclo primario y secundario recibida, estudie algo de arquitectura y me faltan ocho finales para ser contadora. ¿Y mientras lo escribo digo uf cuanto no? Sin entrar en mis estudios musicales y actorales, mi verdadera vocación (la cual podrás encontrar en esta página), hoy puedo decir que todo forma parte de lo que llamamos “cultura general”. Por ejemplo, cuando estudie el Conservatorio Nacional tuve una materia llamada “historia de la música”, la cual situaba históricamente músicos clásicos. Entender el concepto de “él y la geografía que lo rodea” fue algo muy revelador para mí.

Las personas somos nosotros y nuestras circunstancias que nos rodean, donde vivimos, donde nacimos, donde estudiamos, etc.

Por ejemplo, si hubiese nacido en Brasil, por poner un ejemplo rápido, mi cultura musical sería lo que se denomina “folclore” del país. Cada país tiene sus propias costumbres, y en cuanto a música, sus propios estilos. En Brasil, con influencias Africanas, Indígenas, Lusas y otras Europeas. La samba y la bossa nova, son los géneros más conocidos. Aun así, hay varios géneros paradigmáticos que identifican la música Brasileña.

En Argentina, no es típico o de costumbre estudiar canto y música a la vez.

Para poder entender en profundidad, para poder enseñar, para poder componer, hay que estudiar música. Las reglas de la armonía, las cuales se aprenden en un Conservatorio y que son las reglas “clásicas” o de la “música clásica”. En este estadio no existe el blues, el jazz, el rock, etc. etc.

Pero para poder entender el blues, el jazz, el rock, el metal, etc. etc. hay que estudiar las reglas de armonía de esos estilos, que literalmente rompen con los conceptos de un Conservatorio. Y por qué te cuento todo esto te preguntarás, porque me he pasado años de mi vida estudiando estas cosas y cuando escucho a alguien decirme “quiero cantar como…”, parece como un cuento de Harry Potter jajajaja.

Ahora debo de confesar que intento apelar a mi paciencia y entendimiento racional y no dejarme llevar por mis emociones. En síntesis el estudio de la música es una vocación. Una profesión tan validad como la medicina, y demás.

El esfuerzo, el dinero, el tiempo que he invertido para estudiar es muchísimo y eso me ha transformado luego de muchos años, en Maestra de Canto. ¡Y lo loco es que me reconocen a nivel mundial como tal y tanto sacrificio es compensado por tanta gratitud de la gente!